Horta-Guinardó: Por un Distrito de futuro

12 barrios, 12 grandes desconocidos para el resto de la ciudad. ¿Cuántos de fuera de Horta Guinardó sabrían decir el nombre del distrito que acoge el hospital de Sant Pau, el hospital de Vall d’Hebron o el velódromo? Muy pocos. Y es que necesitamos una ciudad más integrada con menos “superilles” y más “supercorredores” que faciliten la conexión, el intercambio, la integración y el conocimiento. Porque eso es una ciudad y en eso se basa su éxito, en que su densidad facilita las interacciones, las oportunidades y el éxito de los proyectos personales y colectivos. Es ahí donde nos gustaría ver al distrito de Horta Guinardó, como una pieza tan importante para el éxito de Barcelona como cualquier otro distrito que albergue empresas, negocios, ocio, etc. Pero sobre todo con unos ciudadanos en el distrito que no digan “voy a bajar a Barcelona” porque, desde hace más de un siglo, ya están en Barcelona.

El distrito presenta uno de los barrios con menor renta disponible de la ciudad, El Carmel, y ninguno de los otros diez barrios que lo conforman alcanza la media de renta de la ciudad como consecuencia del paro de larga duración, la precariedad, las bajas pensiones y la sensación de que el éxito de la ciudad les pasa de largo. Por eso la estrategia para el distrito debe ser mixta. Por un lado, se debe promocionar el distrito facilitando vías verdes y zonas peatonales y comerciales y, por otro, aplicando políticas más agresivas para encarar los problemas de vivienda, movilidad y empleo.

En eso se diferencia el proyecto de Ciudadanos del que presenta el actual gobierno de la ciudad, empeñado en dar la espalda al emprendimiento y las inversiones *y en* apoyar un proyecto separatista que no ha hecho más que espantar la inversión y el turismo de calidad mientras divide a los barceloneses ante la indiferencia del consistorio.

De igual forma, en vez de convencer a conductores para que aparquen el coche y utilicen un transporte público rápido, eficiente y más asequible como medida para reducir la contaminación ambiental y sonora, optan por la estrategia de congestionar el tráfico y reducir el estacionamiento. Más bien deberían poner más énfasis en los autobuses eléctricos, en reclamar a la Generalitat mayor inversión para terminar las obras paralizadas en diferentes líneas de metro y, por qué no, favorecer una campaña sobre el uso de motocicletas eléctricas que aportan dinamismo a la ciudad y ayudan a reducir la contaminación. Algo que en Horta Guinardó resulta especialmente relevante teniendo en cuenta las calles sinuosas, empinadas y poco conectadas que lo conforman que hacen que optar por el transporte público, la bicicleta o ir andando no sea una opción tan asequible como lo es en el Eixample.

Por todo ello reclamamos un plan a medida para el distrito, uno de los más envejecidos de la ciudad, que facilite la movilidad de los vecinos, atraiga talento, favorezca la creación de espacios de coworking para los emprendedores y la implantación de guarderías públicas que contribuyan a dinamizar el distrito.
 
Julia Calonge Coch (Consellera de Ciutadans al Districte)

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here